viernes, 10 de abril de 2015

No pienso morirme.

Todo esto termina con la muerte. Cualquier día, de cualquier manera, pero lo seguro es que termina y termina con la muerte. Está bastante generalizado sin embargo, al menos en la parte del mundo que donde nos toca vivir, que esa verdad incuestionable podría no ser cierta. Vivimos como si esto que nos pasa todos los días fuese para siempre. Es por eso que en todos los entierros siento más o menos lo mismo, más allá de la tristeza de acuerdo a lo cercano o querido que sea el enterrado, cada vez que voy a un entierro pienso mirando el ataúd que baja mecánicamente hacia la fosa “él tampoco pudo”, y en ese pensamiento está implícito el hecho de que creo que esa es nuestra misión en la vida: no morirnos. Hombre, mujeres, niños, jugadores de fútbol, curas, cadetes motorizados, gerentes de empresa, presidentes, el Papa, las monjas, los taxistas. Todos vivimos para no morirnos, y cada uno que muere es un nuevo derrotado.


Estudiamos, formamos familias, empezamos de nuevo, cuidamos a nuestros amigos, a nuestros hijos, ahorramos, gastamos, compramos, pensamos en casas más grandes o en casas más chicas, pero casi todas las cosas se hacen con esa ilusión de lo que se piensa para siempre.


¿Por qué voy a ir a laburar mañana martes, post feriado, si prefiero quedarme dibujando? Creo que voy a laburar mañana porque no pienso realmente que la vida es corta y se acaba.


Creo que yo si voy a lograr lo que quieren todos, no morirse.


Me imagino con 340 años y el portero de casa charlando con un vecino nuevo y me imagino al portero diciendo: ¿Viste Serrano el del cuarto? No se murió y por los años que lleva viviendo es muy probable que no se muera nunca.


Es probable que si soy el único que no muere, me inviten a programas de televisión, me hagan entrevistas en los diarios, salga en programa del Matías Martin de ese momento y forme parte de algún panel de la televisión.


Y me van a preguntar:
01 ¿No piensa morirse?
02 ¿No siente que es un peso para su familia?
03 ¿Por qué no se muere?
04 ¿Cómo está de salud?
05 ¿No es costoso para el estado un tipo de su edad?
06 ¿Tiene prepaga?
07 ¿En qué momento específico se dió cuenta que no se moriría nunca?


Es probable que conteste lo siguiente:
01 No, no pienso morirme.
02 Mi familia y el peso que yo pueda generarles no me preocupan en lo más mínimo.
03 No me muero porque creo en la vida eterna.
04 Mi salud es tan horrible como la de cualquier viejo.
05 El estado me chupa un huevo.
06 Osde.
07 Cuando cumplí 120 años.

lunes, 23 de febrero de 2015

jueves, 11 de diciembre de 2014